Visitamos el Reina Sofía, en Madrid

Treinta y dos grados, el Sol que no puede esconderse detrás de las nubes que brillan por su ausencia, una caña doble. Parece más que claro que estos primeros datos no te darán ganas de encastillarte a la sombra de un museo. ¡Qué poco nos conoces ! Viajar a Madrid sin visitar el Reina Sofía habría resumido nuestro paso en la capital castellana como una visita del turista europeo ordinario que viene a España para el sol y los cigarrillos baratos.

Apenas llagado ante al taquilla, la empleada del museo, detrás de su ventana de plexiglás, te da un billete. No necesita pedir nada. “Es gratis”, contesta a tu cara llena de sorpresa. Sí, tuvimos suerte. Era el día del año cuando todos los museos se ponen en modo “happy hour” o “ladies night”, pero para todo el mundo. En este momento, sólo basta con abrir tus ojos lo más grande posible y admirar. Te vas encontrando a Picasso, a Dalí, por supuesto, pero también a Monet, Van Gogh, Le Corbusier, Gauguin, Ángeles Santos, Óscar Domínguez, Cézanne, Bacon, Miró, Léger y sus camaradas. Visualmente, cada persona puede encontrar la pintura que le gusta y aún más que de costumbre, ya que el fabuloso Kunstmuseum Basel prestó algunas obras de los pintores enunciado más arriba.

Un paso a través de la historia reciente del arte que camina hasta LA obra maestra del Reina Sofía : “Guernica”. En Francia, tanto un alumno que escogió estudiar castellano hasta el bachillerato, como una persona más o menos normal que fue un mínimo seria a clase de historia en el instituto, no pudo perderse de conocer este cuadro. Nos lo enseñan como si esta única obra concentrara en ella misma, toda la historia y la cultura española, junto con Almodóvar Penélope Cruz. Ya, es verdad que llegamos al punto de conocerla de memoria, más que ninguna otra obra, incluso “La Mona Lisa”. Pero, una vez cara a cara con este monumento cultural, de verdad, no gracias a nuestros libros, es impresionante. Una bofetada. Uno se puede quedar una hora mirándolo, inmóvil, profundamente arraigado en el silencio asombroso del sitio.

Finalmente, quizás no hayamos hablado bastante de “Guernica” en clase…

Es con este sentimiento que les dejamos aprovechar de las imágenes que hemos sacado allá, a veces arriesgando la vida.

 

 

 

Crédits photo : Xavier Roffi

Les commentaires sont fermés.